Inicio

 

Por más atención que ponga en lo que hace, uno se equivoca. Uno escribe algo, un artículo, un cuento, toda una novela, y vuelve una y otra vez sobre lo que ha escrito, repasa, corrige, tacha, sustituye, pero está demasiado cerca de su propio trabajo, de modo que hay cosas evidentes que no ve, y por eso necesita el examen de otros ojos que no sean los suyos, a ser posible de alguien especializado, un editor o un corrector, alguien que sabe hacer de verdad lo que parece evidente, que sabe mirar un texto palabra por palabra, con la atención muy afilada, con el lápiz igual de afilado y disponible, con una mezcla de proximidad y de distancia, de amor por la palabra escrita y lucidez clínica para percibir errores.

Antonio Muñoz Molina

Antonio Muñoz Molina, «Las correcciones» [en línea], 5 de marzo de 2012.

 

Hacer un libro es hoy posible para cualquiera. Hacerlo bien es otra cosa. Aquí es donde entran en acción la bibliología y la ortotipografía, indispensables, hoy como siempre, para realizar una obra bien hecha.

José Martínez de Sousa

Boris Rudeiko, «Pepe Martínez de Sousa. Entrevista», Prosofagia. Revista literaria, núm. 16, septiembre de 2012, p. 38.

 

Hay profesionales que padecen el «comple­jo» de pensar, erróneamente, que la corrección es inferior intelectualmente al asesoramiento lingüístico. Los asesores lingüísticos que no sean correctores expertos nunca podrán asesorar con la competencia suficiente.

Josep M. Mestres

«Entrevista: Josep M. Mestres», Deleátur, núm. 1, 2015, p. 29.

 

En realidad nunca las correcciones son suficientes: no hay libros sin erratas, y hay clásicos cuya primera edición tenía alguna errata y ésta se ha perpetuado a lo largo de los siglos sencillamente por exceso de escrúpulo de los editores.

Mario Muchnik

Mario Muchnik, Léxico editorial, Taller de Mario Muchnik, Madrid, 2002, p. 45.

 

Puntuar un texto siempre tendrá mucho de arte, de toma de decisiones con frecuencia sutiles, y en caso de duda no habrá diccionario ni programa de ordenador que pueda darnos la solución correcta.

José Antonio Millán

José Antonio Millán, Perdón, imposible, Ariel, Barcelona, 2015 (2005), p. 12.

 

Geoffroy Tory I type

Anuncios